Para alargar la vida de tus joyas en el tiempo siempre te recomendamos guardarlas en un lugar seco y de manera individual, que no rocen unas con otras, una manera ideal es mantenerlas en la bolsita de terciopelo con la que os obsequiamos y mantenerlas en vuestro joyero lejos de la luz.

Siempre ponte tus joyas después de la ducha y de haber usado tus productos de estética, evita que cremas, perfumes o cosméticos puedan dañar las piezas.

Os recomendamos no usar productos de limpieza o realizar deporte con ellas, ya que estos productos tienen químicos que pueden dañar vuestras joyas así como la sudoración o golpes a la hora de practicar deporte.

Intenta no ponértelas para bañarte en la piscina o en la playa y haz que la limpieza entre dentro de tu rutina semanal, con un trapo de algodón o puedes lavarlas con agua tibia y jabón de lavavajillas y darle muy suavemente con un cepillo de dientes para llegar a todos los rincones.

Recordados tener especial cuidado con las piezas con baño o chapado en oro que son las más delicadas y así mantener su aspecto inicial más en el tiempo.

Cualquier duda no dudéis en contactarnos para asesoraros.